§  CARISMA / ESPIRITUALIDAD

Su Fundador, Don Baltasar, les transmitió el Carisma recibido del Espíritu Santo: "La vivencia de la Infancia Espiritual al estilo del Evangelio; un amor tierno y delicado a la Eucaristía y a María; opción preferente por los niños y los pobres y un espíritu Misionero muy arraigado".

Él iba modelando aquellas niñas al Calor de la Eucaristía y al amparo de María-Madre.

Mandó realizar una talla con la figura de Jesús Niño-Adolescente y con los Atributos Eucarísticos: Vino y Pan, y fue haciendo que aquellas niñas y jóvenes se fueran enamorando de aquel Niño Precioso.

           

Más tarde se irán uniendo jóvenes de todos los lugares que también se sienten Llamadas por Dios y –al conocer al Niño Jesús de Atocha- se quedan prendadas de ÉL y quieren entregarse a Dios en el I. S. Hijas de la Natividad de María.

Serán ellas las que –después de haber colaborado con el Fundador- continuarán su Obra a través de los tiempos.

El I. S. Hijas de la Natividad de María es su Heredero y Responsable de continuar la Obra que el Espíritu Santo inspiró un día a Don Baltasar.

Don Baltasar, que vivió para el Barrio de Atocha, era un "Soñador", pero un "Soñador a lo divino", y soñó para aquellos tiempos que le tocó vivir... y así Fundó su Grande Obra.

Pero también soñó para el futuro, y el Espíritu Santo le inspiró la Fundación del Instituto Secular "Hijas de la Natividad de María" para dar continuidad a su Obra.

Las Hijas de la Natividad de María nacieron, pues, para ser las colaboradoras de Don Baltasar y las que sigan con su Obra a través del tiempo. Y también lo fundó para que la Iglesia se enriqueciera con las Vidas Consagradas a Dios de sus Miembros.

Nació del SUEÑO de un SACERDOTE SANTO que no tenía otra ambición que ser FIEL a la VOLUNTAD de DIOS y no tenía otra ansia que hacer arder los corazones de los niños, jóvenes y de todos cuantos con él se relacionaban

Ser “NIÑOS” en el espíritu”, es decir: vivir el Espíritu de Infancia en el sentido evangélico.”Si no os hiciereis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos”. (Mt 18, 3)

    Siendo personas eminentemente EUCARÍSTICAS y MARIANAS

     

    Mediante el Trato Familiar con Jesús Sacramentado

    Con entrega especialísima a los NIÑOS, a los POBRES y a la PROMOCIÓN de la MUJER

    Con espíritu ALEGRE, nacido de la  FE en la PROVIDENCIA de nuestro PADRE-DIOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Atrás